Para la CTA, el Gobierno de Macri debe despedir al Ministro Triaca

“Es vergonzoso y quita toda autoridad para las paritarias el hecho que la autoridad laboral tenga empleados en negro”. Dice la CTA de la provincia.

Por Redacción

Luego se haberse comprobado que el Ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca efectivamente tenía en un inmueble de su propiedad y bajo su dependencia empleados sin registrar (“en negro”) desde el año 2012, la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) Autónoma considera que el Presidente Macri debe despedirlo de manera inmediata.

“Si el Gobierno no despide a Triaca, habilita a todo el país a violar las leyes. Es una verdadera vergüenza que el Ministro de Trabajo de un país mantenga en su propia casa empleados en negro, los maltrate e incumpla todas las leyes laborales vigentes”, manifestó Rodolfo Aguiar, Secretario General de ATE y CTA Río Negro.

Agregó ademas que “lo que está ocurriendo es un escándalo. El Ejecutivo no tendrá ninguna autoridad en las próximas paritarias. El Estado es quien primero debiera dar el ejemplo, pero cada vez nos alejamos más de esa posibilidad”.

Para la Central Obrera es vergonzoso y le resta toda autoridad en las próximas paritarias al Poder Ejecutivo, que conduce Mauricio Macri, el hecho que sea la propia autoridad laboral, la que en vez de dar el ejemplo mantenga trabajadores sin registrar y utilice a los gremios que cuestiona, para intervenirlos y convertir sus administraciones enbolsas de empleo para familiares, amigos y conocidos, como en el caso del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) donde había sido incorporada Sandra Heredia, la empleada doméstica de Triaca y se calculan 220 personas más en el último tiempo.

La situación se agrava cuando es el máximo responsable de la cartera de trabajo el que, en su condición de funcionario público, violenta toda la legislación laboral vigente, produciendo despidos sin previo aviso y pago de indemnización como obligan las normas.

Por último, la Central Sindical repudia el lenguaje vulgar utilizado por Triaca y los insultos a una mujer trabajadora, sin descartar que ese comportamiento pudiera convertirse también en maltrato y violencia de género.