Polémica final de la Regata: dejaron sin efecto el doping y la gente no acompañó

La 42° edición de la Regata Internacional del Río Negro culminó en el Paseo de los Palistas en la costanera de Viedma con un marco de público inferior a la de otros años.

Por Redacción

Al escándalo desatado por un supuesto doping positivo en uno de los palistas de elite de la 42° edición de la Regata del Río Negro, se sumó un capítulo aún más grosero: el comité organizador dejó sin efecto y desestimó las muestras realizadas a los ocho competidores.

La decisión se comunicó antes de la largada de la última etapa entre el balneario San Javier y la capital de la provincia, precisamente cuando se esperaban los resultados y una posible sanción para el bote infractor. Pero finalmente la organización de la Regata del Río Negro comunicó la imposibilidad de realizar la contraprueba debido a que no se cumplieron los requisitos establecidos en el protocolo de la Organización Nacional Antidopaje (ONAD).

El neuquino dos veces campeón de la Regata Franco Balboa, se defendió y se escudó diciendo a LM Neuquén que el procedimiento del control había sido “desastroso”.

Sobre los controles dijo, “de los pocos que se hacen en el país, ninguno se realiza de esa manera. Yo vengo del campeonato del mundo. Allí se utilizan tres frascos lacrados, te los dan en bolsa y cerrados. Dos médicos participan del mismo. Yo tuve que desvestirme y orinar enfrente de uno de ellos. Acá nos dieron un frasco abierto, en una ambulancia y nos metieron en un baño químico”, se quejó cuando se hizo pública la noticia de que el control había arrojado un resultado positivo.

Por esto, Nestor Pinta no tuvo empacho en criticar actitudes del neuquino Franco Balboa al punto de expresar que “no es ningún orgullo que represente al país”, un comentario que significa un golpe directo a las declaraciones realizadas por el “líder” de la Regata del Río Negro.

El maragato, ganador en catorce oportunidades de la Regata, sostuvo al sitio Alma Deportiva que “Balboa está desperdiciando sus cualidades deportivas con actitudes antideportivas” y explicó que le dolería que un campeón del mundo diera positivo en un control antidóping”.

Pinta admitió que la flota de su equipo le pidió que levante todos los botes en señal de protesta hacia las cosas que ocurrieron en esta 42° edición de la Regata, pero que determinaron continuar para no defraudar el cariño y apoyo que reciben de la gente.

Además, expresó que solo un “milagro” puede impedir que el bote que tripule con Martín Mozzicafreddo sea declarado ganador, en claro mensaje tanto para Balboa como para el Comité Organizador.

No solo el dóping positivo enojo al competidor sino también el choque de embarcaciones que tampoco penaron desde la organización. Sobre esto dijo, “da para un debate muy grande. Desde que arranqué la regata dije que nosotros tenemos otras conductas en el agua y que las nuevas generaciones tienen actitudes agresivas sin motivo.

No es de buen deportista chocar botes o encerrarlos. Y esto del dóping positivo hay pruebas y esperaba que el Comité Organizador tome las medidas correspondientes. Nosotros entrenamos muchísimo y es injusto competir con botes que vienen con un extra. Para defenderse dicen que quieren ensuciarlos, pero hay una realidad: dieron positivo. Quizá se juegan muchos intereses de parte de esta gente, hay títulos en juegos. Nuestro bote fue gasolero y otros tuvieron nafta super”, dijo.

El español Kiko Vega y el esloveno Jost Zakrajsek también habían pedido que se tomen las medidas correspondientes. Tampoco fueron escuchados.

Finalmente, los hermanos Franco y Dardo Balboa se quedaron este sábado con la 42° edición de la Regata del Río Negro que culminó en el Paseo de los Palistas en la costanera de Viedma con un marco de público inferior a la de otros años.