Reclamos de cámaras de Comercios: “Hay que salvar a las pymes, porque generan fuentes de trabajo”

“El momento económico en paulatino deterioro no admite dilaciones”, dijo el titular de la entidad que nuclea a comerciantes e industriales de la provincia, ante la caída de ventas y riesgos de cierre.

Por Redacción

Tras un encuentro desarrollado en Cipolletti, la Federación de Entidades Empresarias de Río Negro (FEERN) denuncio “la timba financiera” que reina en el país, criticó el aumento del impuesto a los Ingresos Brutos en la provincia, y advirtió que “resulta fundamental salvar a las pequeñas y medianas empresas rionegrinas, asegurar su continuidad y evitar que se pierdan fuentes de trabajo”.

Es por ello que los dirigentes acordaron solicitar conversaciones con legisladores provinciales y con el gobernador Alberto Weretilneck, a los efectos de encontrar eco a sus reclamos contra el incremento este año de 3 a 5 por ciento del mencionado gravamen.

Asimismo, se proponen solicitar medidas para poner un freno a la escalada tarifaria en la luz y gas que tanto está golpeando al empresariado pero también a los consumidores y a la comunidad en general.

La federación y las cámaras de Comercio también resolvieron realizar una campaña contra el impuesto a los Ingresos Brutos a través de las redes sociales. Empezarán con un tono declamatorio moderado, pero irán subiendo la bronca si las respuestas se demoran.

Las decisiones fueron adoptadas en una reunión que presidió el titular de la entidad representativa de las pymes rionegrinas, Walter Sequeira, y que contó con la participación de delegaciones de Bariloche, Río Colorado, Catriel, Allen, General Roca, Villa Regina, Valle Medio, Viedma, San Antonio Oeste y Las Grutas, entre otras.

Sequeira declaró posteriormente que la FEERN y las cámaras han querido “hacer una alerta” al Estado por las dificultades que está ocasionando la mayor carga impositiva y también “los indiscriminados tarifazos” que viene soportando la actividad económica y la población desde hace tiempo.

Advirtió en ese sentido que “el momento económico en paulatino deterioro no admite dilaciones”.

El dirigente se quejó de que Río Negro haya sido una de las provincias que decidieron subir la alícuota por los Ingresos Brutos y mostró su pleno rechazo, en otro plano, “a la timba financiera” en que ha caído la Argentina, con su impacto a través del alza del dólar y otras variables que están sacudiendo la realidad nacional.

Sostuvo por último que para los empresarios y comerciantes están resultando un dolor de cabeza y un serio peligro “los altísimos intereses” que está alcanzando el crédito y la utilización de los cheques, con su corolario de interrupción de las cadenas de pago, la falta de productos y un futuro cada vez más sombrío, según manifestó Siqueira.