Sierra Grande pedirá que la ley antinuclear se declare inconstitucional

Con el apoyo del gobierno que conduce Mauricio Macri la municipalidad de Sierra Grande avanza en la elaboración de la estrategia para concretar la instalación de la usina nuclear en la localidad. El intendente Iribarren y el diputado Wisky se reunieron con especialistas en la Secretaría de Energía de la Nación.

Por Redacción

El argumento que plantea el intendente de Sierra Grande, Nelson Iribarren, para pedir la inconstitucionalidad de la ley que prohíbe en el territorio rionegrino la instalación de usinas nucleares de alta potencia, se centra en que la norma provincial lesiona los intereses del municipio.

Quienes estudian el tema y asesoran a jefe comunal ex radical entienden por otro lado que el tema nuclear supera la incumbencia de la jurisdicción provincial y que corresponde al ámbito de definiciones de políticas nacionales en la materia, incluso sostienen que la radicación de la planta está comprendida en acuerdos internacionales y responde a protocolos y arbitrios internacionales.

Iribarren y sus asesores se reunieron con especialistas en el tema en la Secretaría de Energía en la capital federal, a fin de avanzar en el planteo de las estrategias y los pasos futuros con el propósito de salvar la prohibición de la ley provincial y avanzar en la instalación de la usina nuclear.

Este miércoles se celebró un nuevo encuentro con abogados y constitucionalistas al que se sumó el diputado nacional Sergio Wisky.

Lograda una definición se podría tomar la ruta de la Justicia Federal para elevar el planteo de “conflictos de intereses” o en el Superior Tribunal de Justicia de Río Negro.