“Cuando predominan lenguajes violentos, todos pagamos las consecuencias”

El vicegobernador rionegrino estableció posición en cuanto a hechos políticos recientes a nivel nacional y dijo que “tanto los políticos, como lo sindicalistas y los periodistas tienen que saber administrar la palabra”. En cuanto a lo provincial señaló que tiene muchas esperanzas con el plan Castello, que “nos permitirá depender menos de Nación”.

Por Redacción

El vicegobernador de Rio Negro, Pedro Pesatti, hizo referencia al tratamiento de la ley de reforma previsional y los hechos que se desencadenaron en aquella oportunidad y diferenció el derecho constitucional que hay de manifestarse públicamente contra alguna medida del gobierno, y el accionar “de grupos violentos” que empañan esos reclamos.

Dijo al respecto que “Cuando predominan los lenguajes y acciones violentas, lo más probable es que todos terminemos pagando las consecuencias”.

Sobre el tema agregó que “debe haber respeto y tolerancia porque si no la democracia sufre”, en insistió en que “el origen de la violencia surge del lenguaje y ahí comienza la bola de nieve, y en ese sentido la dirigencia política, sindical y los periodistas, fundamentalmente, tienen que ser buenos administradores de la palabra”.

“Hay que extremar las responsabilidades frente a determinadas circunstancias para no repetir historias que ya vivimos”, consignó.

Luego al hacer referencia al año que comienza afirmó que “espero que sea un año donde discutamos la política económica, porque parece que se debate sobre la realidad, pero no lo más importante, prima la chicana, un discurso muy antipolítico en algunos casos, dar vueltas sobre cosas que ya pasaron y se utiliza la justicia como forma de discutir la política por otro medios”.

Como el hecho más importante que produjo el parlamento rionegrino en este año que termina, con proyección al futuro, mencionó “el Plan Castello, que, por sus características, tiene pocos antecedentes en la provincia”. “Como vicegobernador de Río Negro me siento muy orgulloso de ser parte de esta iniciativa; aspiro a que el Plan Castello sea la posibilidad para el desarrollo, para hacer crecer nuestra economía, para depender menos de lo que se consigue de Nación”, enfatizó.

Aseveró que “hay que creer en nosotros mismos”, en base a las áreas bajo riego, la ganadería, el turismo, la fruticultura, la energía, hidrocarburos,  poner valor agregado a la producción primaria, la mirada estratégica sobre el aprovechamiento del Golfo San Matías, entre otros.

Finalizó diciendo que con la puesta en marcha de este plan se podrá dinamizar la economía, “habrá efectos directos e indirectos en lo laboral, como la construcción, y, entre otros, las obras de saneamiento, reclamadas por amplios sectores de la población”.