14 meses de caídas sucesivas: Cómo afecta a los expendedores la baja del consumo de nafta Premium

Desde hace poco más de un año el consumo interanual de nafta Grado 3, comúnmente denominada Premium, está en baja. Durante este período no hubo siquiera un registro mensual que permitiera alentar alguna esperanza de recuperación y todo parece indicar que en lo inmediato la situación en los surtidores no variará. El último informe dado… Ver artículo

Por Redacción

Desde hace poco más de un año el consumo interanual de nafta Grado 3, comúnmente denominada Premium, está en baja. Durante este período no hubo siquiera un registro mensual que permitiera alentar alguna esperanza de recuperación y todo parece indicar que en lo inmediato la situación en los surtidores no variará.

El último informe dado a conocer por la Secretaría de Energía reconoce que en agosto hubo una retracción en la demanda al público del 10.5 por ciento respecto al mismo mes de 2018 y del 22 por ciento si se lo compara con 2017. Y si se contrasta lo sucedido con julio de este año, las ventas retrocedieron 1.5 por ciento.

La principal razón de esta caída se fundamenta en la brecha de precio con la nafta Súper, de 7 pesos por litro en Ciudad de Buenos Aires y hasta $ 10 en el interior del país, diferencia que se proyecta a $ 1500 cargando 3 tanques por mes. Claro que ambas, si bien son similares no son lo mismo: La Premium mejora la limpieza y el mantenimiento de las válvulas e inyectores. Por ende, favorece la vida útil del motor, debido a la mayor cantidad de aditivos que contiene este tipo de combustible.

Otra de las causas es la disminución de vehículos nuevos que ingresan al parque automotor. La crisis económica acabó con el furor de patentamientos de otros tiempos, desalentando con ello el consumo de combustibles de máxima calidad recomendados por el fabricante.

El fenómeno además, impacta negativamente en la rentabilidad de los estacioneros ya que este producto cuenta con una bonificación mayor que el resto, por lo que despachar un menor caudal les resta esta posibilidad. Y también al ser más caro, les reporta menos cantidad de dinero por litro vendido.

Sin embargo, para el Presidente de la Cámara de Expendedores de Mendoza, Domingo Franchetti, el problema es el contexto general. “Nos afecta no solo que caiga la venta de Premium sino de todos los combustibles”, afirmó ante la consulta de surtidores.com.ar. “Hoy los costos operativos aumentan permanentemente y este escenario nos tiene muy preocupados”, advirtió el directivo.