Más despidos de periodistas: Ahora el grupo clarín echa trabajadores de prensa en Bariloche

La empresa periodística Artear y el Grupo Clarín, propietario de Canal 6, Radio 6 y del sitio digital Bariloche 2000, comenzó esta semana a despedir empleados y entre ellos varios periodistas, operadores de radio y administrativos y proponer retiros voluntarios a otros. El sitio periodístico “Va con Firma” publicó que el canal fue comprado en… Ver artículo

Por Redacción

La empresa periodística Artear y el Grupo Clarín, propietario de Canal 6, Radio 6 y del sitio digital Bariloche 2000, comenzó esta semana a despedir empleados y entre ellos varios periodistas, operadores de radio y administrativos y proponer retiros voluntarios a otros.

El sitio periodístico “Va con Firma” publicó que el canal fue comprado en el año 2007 por el grupo y tiene una larga historia que se remonta a 1966 con el nacimiento de un canal de cable fundado por gente de la ciudad y de acuerdo a lo manifestado por el Sindicato de Trabajadores de Prensa de Bariloche y Zona Andina (Sitapren), “hoy queda demostrado que lo que surgió como ámbito para la formación y desarrollo de profesionales, incentivando la conciencia social, ha sido convertido en una simple empresa que basa sus objetivos en los dictados del mercado”.

El gremio deploró la decisión tomada por la empresa de desvincular, por ahora, a 10 trabajadores de varios sectores del grupo de medios, que incluye a una afiliada que integra la comisión directiva por lo cual tiene protección gremial.

Denunciaron que en el caso de Canal 6, el plan empresarial comprende la eliminación de la segunda y tercera emisión de noticieros (reduciéndola a una diaria de lunes a viernes), el resumen semanal sabatino y el programa periodístico De la A a la Z. Además de al menos un caso de imposición de cambio de funciones de periodista a operadora técnica radial.

Manifiestan también que “existe una sutil –aunque no por eso insignificante- contradicción entre el mensaje emitido y la acción, que con seguridad no pasa inadvertida para la audiencia y lectores. En este caso, medios de comunicación que propalan esperanzadores intereses comunitarios y defensa de los derechos de los más desprotegidos cuando en los hechos cobran el declamado rojo en los números de sus balances a sus trabajadores”.