¿Por que no importa el hambre de miles de viedmenses?

Por
“Nos vemos obligados a denunciar, nuevamente, el abandono y la desidia de la clase dirigente de nuestra ciudad y de la provincia de Río Negro”.

“A casi cuatro meses de la sanción de la ordenanza que institucionalizó la “Emergencia Alimentaria y Nutricional” en Viedma y creó la Mesa de trabajo para abordarla, nos vemos obligados a denunciar, nuevamente, el abandono y la desidia de la clase dirigente de nuestra ciudad y de la provincia de Río Negro”.

“En la capital de la provincia, en los barrios populares, existen alrededor de 2500 personas que no tienen garantizado el acceso a una alimentación digna. El hambre acecha a cientos de familias de nuestra ciudad pero a la clase política que tiene la responsabilidad de gobernar a través de la administración de recursos, esto parece no importarle”.

“La naturaleza de los gobiernos y de los dirigentes se expresa a través de sus prioridades, y la asignación de recursos es la dimensión empírica de esa afirmación. Entonces, si el Gobernador utiliza cantidades pornográficas de dinero en propaganda electoral pero invisibiliza el hambre de miles de viedmenses, negándole recursos y deslegitimando públicamente la Mesa de la Emergencia, pues entonces Weretilneck es parte del problema y no de la solución. Si el intendente interino de Viedma decide continuar a rajatables un presupuesto que destina millones a arreglar la plaza San Martín o a tirar pavimento en las calles donde tienen negocios sus amigos, pero no destina recursos para reparar el flagelo del hambre que acecha a sus vecinxs, pues entonces Alberto Francioni también es parte del problmea y no de la solución”.

“Este jueves 24 tuvimos la enésima reunión y, como siempre, no obtuvimos ni siquiera el boceto de una respuesta en el marco de un encuentro vaciado de contenido institucional y político, pues acudimos sólo los representantes de las organizaciones de base, dos concejales de la oposición y una funcionaria municipal de segunda línea que, honestidad brutal mediante, confesó que “ló único que tengo para la emergencia son 100 mil pesos”.

“Sí, apenas 100 mil pesos destina el Estado municipal administrado por Francioni y Leandro Massaccesi para abordar la emergencia alimentaria y nutricional, en el contexto de una ciudad en la que la canásta básica para una familia tipo se ubica en torno a los 80 mil pesos, según el índice de precios que mes a mes confeccionan la Universidad de Río Negro, el CESO y un grupo de sindicatos”.

“Entre la desidia y el cinismo, la (no)respuesta del Municipio es inaceptable y violenta, pero aún así es mejor que la fuga del Gobierno provincial, que ni siquiera asiste a esta Mesa legitimada institucionalmente mediante una ordenanza. ¿Cómo puede describirse esta actitud del Ejecutivo provincial que no sea como un atropello a la dignidad y a los derechos de miles de viedmenses? ¿La gobernadora electa Arabela Carreras nada tiene para decir? Porque se la ve muy jovial por los medios de comunicación, tijera en mano, promocionando cortes de boleta pero nada se le ha escuchado decir sobre la miseria que jaquea a cientos de familias de la capital. ¿Y el intendente electo Pedro Pesatti? Se ve que el “orden” que afirma que necesita Viedma es sólo punitivista, porque la única verdad es la realidad: no hay nada más desordenado que una familia disgregada por no poder reunirse en torno a un plato de comida en el seno de su hogar. Pero de eso, Pedrito no habla”.

“Se acerca diciembre. Se trata de un tiempo muy especial para los argentinos, por las Fiestas y por el recuerdo aún nítido de estallidos sociales generados por la incapacidad y la desidia de una clase dirigente que provocó estragos en los sectores vulnerables y en las clases medias”.

“Hoy estamos inmersos en una catástrofe social que si aún no estalló como en Chile o Ecuador es por el enorme trabajo que realizan las organizaciones sociales y los sindicatos. La contención, el acompañamiento y las soluciones que geramos las organizaciones día a día son la última (quizás la única) valla que contiene a miles de viedmenses que se sienten desamparados y olvidados por aquellos que tienen la responsabilidad de gobernar. Pero solos no podemos continuar”.

“Le pedimos encarecidamente al Gobernador, a la Gobernadora electa, al Intendente y al Intendente electo, a los funcionarios municipales y provinciales, a concejales y legisladores, que no le den la espalda a sus vecinos y vecinas. Les proponemos que comiencen a dejar de ser parte del problema. Les exigimos que se hagan cargo de su responsabilidad, porque justamente por eso son una parte esencial de la democracia representativa: tienen la obligación de ponerse al frente de los problemas; no pueden huir de ellos o invisibilizarlos. Los ciudadanos no podemos seguir así”.

 

Por: CTEP Evita Viedma